Cursos universitarios en colaboración con

Heteroevaluación, coevaluación y autoevaluación: diferencias y ejemplos

Coevaluación, heteroevaluación y coevaluación

¿Evaluación sí o no? Este es un gran debate actual entre los docentes. Lo cierto es que la evaluación ha dado pasos agigantados de unos años atrás hasta nuestros días. Por suerte, los métodos tradicionales de evaluación están evolucionando y están abriendo paso a otras alternativas y tipos de evaluación: coevaluación, heteroevaluación y autoevaluación.

Con este nuevo enfoque la responsabilidad no recae exclusivamente en el profesor como sí ocurre con el método tradicional, donde el docente evalúa a sus alumnos por su capacidad de memoria. Ahora, participan los estudiantes, las familias e incluso otros agentes implicados en el proceso educativo y pasa a ser una evaluación formativa y continuada. 

En el módulo 1 de nuestro máster ELE tenemos una asignatura sobre la evaluación, dentro del módulo de Metodologías, enfoques y procesos del aprendizaje de lenguas. Si tienes cualquier duda sobre esta formación, puedes hablar con uno de nuestros asesores aquí

Máster de ELE

¿Qué es la heteroevaluación, coevaluación y autoevaluación?

Como ya hablamos hace unos días en el artículo sobre cómo crear una unidad didáctica, para cumplir con los objetivos didácticos, debemos seguir unos criterios de evaluación para saber si el alumno progresa o no.

¿Qué tipos de evaluación encontramos? Estas son las más utilizadas: coevaluación, heteroevaluación y autoevaluación. 

¡Te contamos a continuación en qué consisten y algunos ejemplos!

1. Coevaluación: qué es, beneficios y ejemplo

En la coevaluación son los propios estudiantes los que se evalúan entre ellos. Por tanto, los alumnos toman el papel de docente. Y valorarán, entre otras cosas, el interés, el grado de implicación o la actitud. 

Entre los beneficios de la coevaluación destacan:

  • Trabajo en equipo.
  • Se potencia el sentido de la responsabilidad.
  • Fomento de las relaciones interpersonales.

Os dejamos un ejemplo de coevaluación con niños que puedes descargar para llevar a tus clases. También puedes ver la explicación de la actividad en este vídeo:

2. Heteroevaluación: definición y ejemplo

Este concepto entraría dentro de la evaluación más tradicional, donde el profesor es quien valora los conocimientos y habilidades de sus alumnos. 

Además del profesorado, podrían también ser agentes de la heteroevaluación las familias, el profesor de otras materias y otros agentes educativos relacionados con la educación de los estudiantes. 

La heteroevaluación puede ser útil en una metodología activa de aprendizaje: el aprendizaje servicio. Se parte de un problema del entorno del alumno (su ciudad, barrio donde vive o centro educativo) y en equipo se deberán buscar soluciones a ese problema real. 

Por ejemplo, un problema real puede ser ayudar en el barrio a niños inmigrantes que no tienen amigos y se encuentran solos. Por lo que aquí tendría sentido que no solo el profesor evalúe, sino que también lo hagan otros agentes externos y compañeros de clase.

3. Autoevaluación: ¿qué beneficios tiene?

La autoevaluación implica que sea el propio alumno el que se autocalifique. Aquí se pone en alza su esfuerzo de autocrítica. Además, el estudiante será consciente de los objetivos superados, de sus logros y también fracasos, así como de sus capacidades. 

Este tipo de evaluación destaca porque hace al alumno tomar conciencia de su aprendizaje, de lo que puede llegar a conseguir y también de cuáles son sus limitaciones. Resulta muy enriquecedor y motivador para el alumno. 

Alumna motivada en clase

Se puede utilizar en cualquier método de aprendizaje activo y en la enseñanza de idiomas es muy beneficioso para trabajar el error y verlo como parte del proceso y no como algo negativo. 

Si quieres ver un ejemplo de autoevaluación, no te pierdas este post: ¿Qué son las dianas de autoevaluación y cómo crear una? 

Conclusión 

Sin duda, la evaluación es un proceso importante en el proceso de enseñanza, ya que sin ella no podríamos valorar el progreso de los alumnos. Y por supuesto va a influir en la motivación del estudiante y en su futuro. 

Por eso, deberíamos tener en cuenta no solo el modelo de evaluación tradicional, sino considerar otras alternativas que dan responsabilidad a otras figuras (no solo al profesor). Siempre, por supuesto, que se haga con criterios justos y objetivos.

Porque lo que realmente importa es motivar al alumno y que su aprendizaje sea lo más experiencial y significativo posible.

¿Cuál de estos tipos de evaluación has probado en tus clases? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Deja un comentario

¿Quieres compartir la entrada?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

NUESTROS COLABORADORES

En ELEInternacional contamos con los mejores colaboradores y creadores de contenidos didácticos.

¿Quieres hablar de forma más personalizada por WhatsApp?

Haz clic aquí o envíanos un mensaje a +34 617 928 612 (este número solo acepta mensajes de WhatsApp)

Prefieres enviarnos un email?  Escríbenos a [email protected] y te ayudaremos con lo que necesites.

Muchas gracias a…

Los más de

7.000

PROFES QUE HEMOS FORMADO

Las más de

1.736.000

PERSONAS QUE NOS HAN VISITADO

Las más de

90.000

PERSONAS QUE NOS SIGUEN EN REDES 

Las más de

50.000

DESCARGAS DE MATERIALES DEL BLOG 

Todos los resultados de búsqueda