Juegos inclusivos para niños: 3 ideas para concienciar a los más pequeños en el aula

juegos inclusivos

Creemos en la importancia de la inclusión desde edades tempranas como forma de conseguir un mundo más respetuoso y amable con aquellas personas que tengan algún tipo de necesidad especial. Por eso, es necesario integrar juegos inclusivos en el aula de infantil y primaria para que todos los niños aprendan a ser tolerantes.

Para ello, consideramos que es esencial la concienciación de los más pequeños y la interacción de niños que no tengan ninguna necesidad especial con aquellos que sí las tengan (siempre que sea posible) para normalizar la situación de estos últimos y demostrar que son como cualquier otro niño y que esas necesidades especiales no tienen porqué estar estigmatizadas.

A continuación, desde Babysits, os proponemos varios juegos inclusivos que pueden realizarse en las aulas que servirán para concienciar a los niños sobre algunas necesidades especiales. Además, los niños que tengan alguna necesidad especial también podrán jugar a estos juegos.

3 juegos inclusivos para niños para llevar al aula de infantil y primaria

1. ¿Qué hay en la caja?

Este juego permite a los niños explorar y desarrollar sus sentidos con más profundidad al animarlos a reconocer objetos sin verlos. Por lo tanto, no es inclusivo para niños que tengan algún tipo de problema visual y también hará que el resto de los niños se pongan en la piel de la gente que sufre de problemas de vista.

Para jugar necesitarás:

  • Una caja de cartón antigua o que puedas reciclar. Para preparar la caja, tendrás que dejar un lado completamente abierto y realizar una apertura en el lado contrario de la caja que sea lo suficientemente grande como para que los niños puedan meter sus brazos
  • Tantos objetos como niños vayan a hacer la actividad y que quieras que reconozcan
  • Una bufanda o un antifaz para cubrir los ojos.

Lo mejor es elegir objetos que haya por la clase, inanimados y seguros, para asegurarte de que los niños están familiarizados con ellos. De esta forma, serán más fáciles de identificar y evitarás que los alumnos sientan miedo a este juego.

2. Carrera de huevos

Este juego tradicional es una muy buena opción para mejorar las habilidades motrices de los pequeños. Además, al no poder usar las manos y tener que transportar el huevo tan solo con la boca, los niños se pondrán en la piel de niños que puedan tener algún problema motriz, como por ejemplo poca movilidad de alguno de los brazos.

Para aumentar su dificultad, puedes atar un cordón alrededor de las piernas de los niños para que su movilidad esté más reducida. De esta forma, si hay algún niño con movilidad reducida o dificultades motrices en tu clase, podrán competir con el resto de sus compañeros sin tener ningún hándicap.

Para jugar necesitarás:

  • Hacer hueco en la clase para que los niños puedan moverse en línea recta durante al menos 4 o 5 metros.
  • Para que sea lo más higiénico posible, necesitarás una cuchara por niño que vaya a jugar al juego.
  • Huevos o pequeñas pelotas de goma espuma*.
  • Si quieres incrementar la dificultad del juego, lazos o cordones.

Para evitar que la clase se ensucie y eliminar el estrés a los niños que puedan tener hipersensibilidad a los sonidos, te recomendamos reemplazar los huevos por pelotas de ping pong o pequeñas pelotas de goma espuma.

3. Las palmitas

Los juegos de manos son muy tradicionales, existen desde hace mucho tiempo, por lo que es un juego fantástico para introducir a tus alumnos. Este juego ayudará a mejorar las habilidades motrices de los niños y, también, sus habilidades comunicativas gracias a las rimas que cantarán a la vez que juegan con las manos.

Jugar a las plamas

Además, este juego favorece el contacto físico entre compañeros, lo que será beneficioso ya que aumentará la interacción entre niños con necesidades especiales y niños sin ellas. Esto ayudará a los niños a darse cuenta de que no tienen que tener miedo a las diferencias. Al crecer interactuando con niños con necesidades especiales, las generaciones futuras serán más tolerantes.

Para niños con TEA que no estén cómodos con el contacto físico, este juego puede ser especialmente beneficioso, ya que permite establecer y acostumbrarse al contacto físico con otros niños sin que eso signifique que este contacto físico sea invasivo.

Animamos a los niños a que experimenten los obstáculos a los que se enfrentan algunos niños con necesidades especiales gracias a algunos juegos tradicionales para motivar el acercamiento entre todo tipo de niños y conseguir que las generaciones futuras crezcan siendo más respetuosas y tolerantes con aquellos que son diferentes a ellos.

Este artículo ha sido publicado en colaboración con Babysits, una plataforma que facilita el contacto entre familias y proveedores de cuidado infantil. Si necesitas o quieres conseguir más experiencia con niños (con necesidades especiales o sin ellas), Babysits es la mejor opción para encontrar un trabajo como canguro o niñera.

Deja un comentario

¿Quieres compartir la entrada?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

NUESTROS COLABORADORES

En ELEInternacional contamos con los mejores colaboradores y creadores de contenidos didácticos.

¿Quieres hablar de forma más personalizada por WhatsApp?

Haz clic aquí o envíanos un mensaje a +34 617 928 612 (este número solo acepta mensajes de WhatsApp)

Prefieres enviarnos un email?  Escríbenos a hola@eleinternacional.com y te ayudaremos con lo que necesites.

Muchas gracias a…

Los más de

7.000

PROFES QUE HEMOS FORMADO

Las más de

1.736.000

PERSONAS QUE NOS HAN VISITADO

Las más de

90.000

PERSONAS QUE NOS SIGUEN EN REDES 

Las más de

50.000

DESCARGAS DE MATERIALES DEL BLOG 

All search results