Menú

Cómo evaluar con rúbricas

Evaluar aplicando pruebas escritas supone, en muchas ocasiones, una situación de estrés para nuestro alumnado. Más allá de los tradicionales exámenes, existen otras alternativas de valoración que captarán, todavía más, lo que nuestros chicos y chicas conocen sobre una matera o ámbito determinado. Uno de los principales beneficios del empleo de esta técnica de evaluación es la reducción de la ansiedad y la creación de un ambiente distendido en el aula a la hora devalorar.

Las rúbricas son tablas de registro donde se anotan aspectos relevantes en el proceso educativo con el fin de valorar y corroborar el avance y las dificultades que pueden presentar nuestros alumnos y alumnas. Esta evaluación con rúbricas, abre caminos a nuevas dinámicas de aula donde todos los conocimientos se vuelcan en un ambiente de aprendizaje, retomando contenidos pasados y generando preguntas para contenidosfuturos.

Cuando evaluamos a través de esta herramienta, tenemos la oportunidad de individualizar la evaluación a las capacidades y características de nuestro alumnado, además de valorar aspectos de forma minuciosa, tanto cualitativamente, comocuantitativamente.

Realizar una rúbrica es muy sencillo insertando una tabla en el Word. Podremos plantear en una columna los aspectos a valorar y en las otras, las puntuaciones y comentarios a tener en cuenta. El rango de todos aspectos que podemos observar y registrar en rúbricas va desde el comportamiento, hasta los conocimientos curriculares de nuestro alumnado.

A continuación, resumo en varios puntos las rúbricas más funcionales:

  1. RÚBRICAS DE DESCUENTO: el alumnado parte de un 10 como nota máxima. Se beneficia al alumnado, ya que parte de una puntuación positiva. Conforme se suceden las sesiones, se observa en qué aspectos tiene más dificultad o qué tipo de actividades no supera de forma autónoma y la nota va bajando en base a lo que seconsidere.

  2. RÚBRICAS DE AUMENTO: el alumnado parte de 0 y se valora la creación y el avance que van mostrando. Tiene sentido cuando se puntúan las creaciones propias, el comportamiento, los trabajos realizados, la participación…Esdecir, se valora que el alumnado vaya construyendo suconocimiento.

  3. RÚBRICAS DE CONTENIDOS: cada contenido se valora deformaindependiente. Al valorar cada contenido de forma separada,podremosdeterminar en qué aspectos tiene más dificultades. La nota final sesacahaciendo una media entre los contenidos valorados.

  4. RÚBRICA CUALITATIVA: estas rúbricas son aconsejables para el profesorado que realiza intervenciones en al ámbito de la educación especial. Colocando el aspecto a trabajar en una columna, se realizará un comentario de valoración donde se incluirá el progreso del alumnado y propuestas de mejora. Se valora cada contenidos por separado, y se realiza una valoración global.

El uso de rúbricas se puede combinar de la manera que queramos. Siempre dependerá del profesor responsable y de su criterio a la hora de extraer las notas y calificaciones de su grupo. En ocasiones, las rúbricas también se pueden intercalar con pruebas escritas para comparar con el registro de las rúbricas.

Descarga el resumen aquí:

Consejos para alumnos con TDAH

“Es muy movido”, “me molesta en clase”, “no hace nada”…Estas son algunas de las expresiones que escuchamos en referencia a los alumnos con TDAH. A nivel académico y pedagógico, son nuestra responsabilidad. Por ello, no podemos quedarnos en blanco viendo como siguen sin canalizar esa energía. Reconducirlos es la clave para que rindan. El alumnado con TDAH requiere de ciertas pautas y nosotros, como docentes, debemos conocer cómo intervenir con este perfil.
A continuación, os dejo algunos consejos que os pueden resultar útiles a la hora de afrontarlas clases:
1. Desde nuestra figura, debemos COMPRENDER su situación y sus características para que el trato sea lo más cercano posible. Debemos asumir que tienen ciertas necesidades empleando estrategias de resolución.
2. Una de las vías para la atención a este alumnado es la de AJUSTAR LOS CONTENIDOS CURRICULARES. A la hora de la concentración, es un alumnado que presenta ciertas dificultades. Por ello, facilitar el acceso a la información, puede hacer que el rendimiento académico mejore. La ruta visual es la que más capta información, por lo que, cuanto más visual la realicemos, más aprendizaje absorberán.
3. A la hora de presentar las ACTIVIDADES, procuraremos evitar el amontonamiento de información. Para ello, ofreceremos cada actividad escrita de una en una, preferentemente en una cara del folio para evitar distractores cercanos. En el caso de enunciados donde se realicen diferentes preguntas, podemos presentarlas desglosadas y marcadas con colores diferentes para facilitar el fraccionamiento.
4. En cuanto al TRABAJO AUTÓNOMO, fomentaremos el uso responsable del material escolar. Una de las características de este grupo de alumnado es la falta de orden en el material escolar u otras pertenencias, por lo que, cuanto más sencillo sea su material y más práctico resulte, mejor. Podemos agrupar el trabajo de todas las áreas en una misma libreta, de forma que, con separadores, el alumno/a, pueda hacerse cargo de sus tareas académicas.

5. Canalizar la conducta es otra de las tareas que necesitamos afrontar con el alumnado con TDAH. Para esto, las RESPONSABILIDADES DE AULA funcionan bien, ya que centran la energía en cumplir con una misión que puede (o no), tener una recompensa después. Se le asignará una responsabilidad que tenga una repercusión grupal, de manera que se sienta incluido en el grupo, tomando parte y haciendo algo por los demás. Gracias a una buena gestión y realización de esta técnica, su motivación aumentará.

6. En los momentos de ocio y tiempo libre, la intervención también ha de estar presente, por lo que, para el PATIO, podemos crear un panel de clase donde se indique a qué cosas se quieren jugar, aportando ideas de actividades. Con todo esto, se pretender erradicar el aburrimiento e invitar a canalizar la energía, llevándole a unas relaciones sociales más positivas.
7. Por último, no podemos olvidar el trabajo de las CAPACIDADES BÁSICAS sobre las que se asienta el aprendizaje. Es importante trabajar, de forma explícita, con este alumnado todas y cada una de ellas a través de actividades lúdicas. La memoria, atención, percepción, concertación, discriminación, habilidades sociales…son algunos de los campos que mayor repercusión tienen en el desarrollo a nivel académico y personal.
Todos estos son algunos aspectos a tener en cuenta, no obstante, siempre debemos valorar de forma individual a nuestro alumnado para poder aplicar aquello que sea válido y útil para él o ella.

Consejos para la adaptación de contenidos en el aula

¿Todo tu alumnado aprende y es igual? Muy pocos profesores podrán contestar que sí. Actualmente, dentro de las aulas, encontramos gran variedad de niveles curriculares, muchas formas de aprender, diversas maneras de procesar la información y multitud de formas de entender el mundo. Esto, quiere decir que existen diferentes perfiles, y, es que, la realidad que hoy nos envuelve tiene un nombre: diversidad. Por este motivo y por otros tantos como la inclusión educativa, debemos estar preparados como docentes para todo, debemos ser capaces de atender y ofrecer una buena enseñanza con la calidad que nuestros estudiantes merecen.

Por ello, una de las cosas que tenemos que tener claras es la utilidad y el sentido de las adaptaciones de contenidos: por qué adaptar, cómo hacerlo, para qué, de qué manera… En una serie de pasos, explicaré los aspectos esenciales que os facilitarán esta tarea:

1. CONTENIDOS PREVIOS: En primer lugar, necesitamos situarnos, saber qué contenido vamos a trabajar con el grupo y qué contenidos anteriores deben estar bien asentados y conseguidos. Una vez que tenemos claro cuál es el contenido anterior que debe tener interiorizado nuestro alumnado, tendremos el punto de partida para la adaptación.

Esto, sería el equivalente a fraccionar el aprendizaje estableciendo una jerarquía de contenidos. Dentro de esta reflexión, debemos ser capaces de diferenciar contenidos imprescindibles y contenidos irrelevantes para nuestra adaptación.

2. DISTRIBUCIÓN Y FORMA: Una vez que nos ponemos a diseñar y a plasmar la información teórica para nuestro alumnado, es importante el formato en el que lo presentamos. Si trabajáis con un libro de texto, se deben respetar las ilustraciones, el vocabulario a trabajar y la distribución de la información. Con estas pequeñas acciones, ayudaremos y contribuiremos a la normalización de la presencia de estas medidas de ajuste curricular.

En la adaptación, se sustituirá el contenido que viene definido en el libro de texto por el contenido ligado previo que sea adecuado al nivel del alumno/a al que va dirigida la adaptación.

3. ADAPTACIÓN EN ÁREAS: Debemos plantearnos qué contenido es útil en el día a día, priorizando lo vinculado, directamente, a la vida diaria. Por otro lado, reformularemos aquellos contenidos que conlleven exceso de información centrándonos en la raíz (por ejemplo, en las unidades de medida nos podremos centrar únicamente en el kilo y el gramo, ya que el decagramo no se suele emplear, en las horas nos centraremos en “en punto”, “y cuarto” e “y media”).

En ocasiones es necesario sustituir algunos procesos escritos por producciones más simples, como oraciones, palabras, imágenes o, simplemente, el traspaso oral de la información.

4. TIPO DE LETRA: La tipografía en la que presentamos la adaptación del contenido se debe ceñir a la fase de comprensión del alumno/a. Priorizaremos la fuente en la que se sientan más cómodos y acompañaremos con el aumento de tamaño si es necesario.

Podemos introducir otras modificaciones que repercuten al formato de la letra como puede ser el subrayado de las palabras clave.

5. REFORMULAR CONCEPTOS ABSTRACTOS: Las definiciones formales en ocasiones quedan alejadas de la realidad de nuestro alumnado, por tanto, la reformulación de conceptos y de las explicaciones de estos asegurará la comprensión. Se debe complementar con la vinculación de ejemplos cercanos.

6. CREAR LA ADAPTACIÓN DE UN TEMA: Aprovechando la versión digital del libro de texto o escaneando cualquier documento que queramos adaptar, trasladaremos a Power Point la imagen y eliminaremos la información que queremos cambiar y/o adaptar, así como realizar el cambio de letra o añadir información complementaria. El libro digital será la base para que la distribución del contenido esté ceñida al libro y, así, conseguiremos el respeto máximo del formato.

7. MATERIAL COMPLEMENTARIO COMÚN: Esta estrategia, no conlleva la adaptación como tal, sino el compartir un momento común entre todo el alumnado de un grupo al terminar un tema. Generalmente, se elegirá una actividad de un nivel inferior al contenido propuesto, de forma que todos los componentes de la clase puedan resolverla de la misma forma. Será un momento en el que todos los alumnos podrán compartir tiempo y actividad empleando el mismo soporte.

Os he dejado una descarga complementaria, resumiendo visualmente todo lo que os he explicado en este post. Si queréis ver más entradas similares a esta, podéis visitarme en mi blog Entre Tea o en mi Instagram.

Descarga el PDF complementario:

All search results